¿Alguna vez te has preguntado si tus empleados son felices? Si la respuesta es no, es importante que comiences a preocuparte más por ellos. 

Un estudio del Global McKinsey Institute, indica que la productividad en el lugar de trabajo en México está estancada. México necesita aumentar la productividad de sus empleados un 4.8% para asegurar un crecimiento económico sostenible, ya que la tasa actual de productividad es del -0.4%.

Cuando una persona siente que tiene un propósito y trabaja para lograrlo es mucho más feliz que cuando no sabe hacia dónde dirige sus esfuerzos. Darle un propósito a nuestros colaboradores los impulsa hacia la mejora y los ayuda a resolver problemas, innovar y crecer.

Una vez que las personas entienden su propósito y se sienten útiles, pueden llegar a la satisfacción personal y profesional, lo que se traduce en un gran beneficio para las organizaciones.